Grandes olvidados del S.XIX

Tomás Bretón (1850-1923)

 

Quatre Morceaux Espagnols, (anterior a 1911)

    - Danse orientale

    - Boléro

    - Polo gitano

    - Scherzo andalou


Violinista, director y compositor español. Se le conoce principalmente por su producción lírica con obras maestras como Los amantes de Teruel (1889), La Dolores (1895) y su celebérrima Verbena de la paloma (1894). Además la reciente recuperación
de su aportación sinfónica, ha dejado patente que como creador para la orquesta estaba al nivel de los más grandes. Con la inclusión de una de sus obras en este programa queremos poner nuestro granito de arena a la puesta en valor de este grande de la música española, apostando por la recuperación del que hasta el momento, es su repertorio menos conocido: el camerístico. El trío que presentamos,
está dedicado al gran chelista Pau Casals, que fue discípulo suyo, y conjuga a la
perfección el sabor popular que impregna sus melodías con un tratamiento formal completamente internacional y un tratamiento rítmico y armónico que mira al futuro.
Toda una joya.

 

 

Enrique Fernández Arbós (1863-1939)

 

Trois pièces originales dans le genre spagnol pur violon, violoncelle et piano, op. 1, (1ª edición de 1910)

    - Bolero

    - Habanera

    - Seguidillas gitanas

 


Interesante figura, aún por estudiar: violinista de éxito, director de reconocido prestigio a nivel internacional, escritor y compositor.
El Bolero que aquí presentamos, fue compuesto en Berlín en 1884, durante el período que pasó formándose en la capital alemana a raíz de la invitación del gran violinista Joachim, que quedó impresionado con el joven Arbós cuando lo conoció en Bruselas durante una de sus giras. Se trata de una obra con una doble lectura: por un lado puede ser vista como un homenaje a la patria lejana pues fue escrita en el extranjero tras casi siete años de periplo internacional. Pero no debemos olvidar, que por esta época, el sonido español y más concretamente andalucista, estaba de moda en toda Europa, por lo que obras como ésta suponían una extraordinaria carta de presentación para cualquier joven músico que quisiera hacerse un nombre.